¿HABLAMOS?     665 17 12 69     |    info@olayaalcaraz.es

¿HABLAMOS?     665 17 12 69     |    info@olayaalcaraz.es

Vivir conscientemente: Cómo mejorar la confianza en uno mismo

Te has criticado a ti mismo durante años y no ha funcionado. Prueba a halagarte y observa qué ocurre (Louise L. Hay)

Te voy a ser sincera: mejorar la confianza en uno mismo no es fácil. No es fácil porque, a menudo, entramos en una maraña que procura que sea misión imposible. Empezamos con un autodiálogo negativo, que mina nuestra autoaceptación y entonces empezamos a necesitar pasar por la vida de puntillas, midiendo cada uno de nuestros actos y palabras, bajando la cabeza y esperando que todo sea mejor.

Esta actitud provoca una consecuencia que, si bien a veces es necesaria, mantenerla en el tiempo es una tortura: vivir de manera inconsciente.

 

¿Qué es vivir conscientemente?

Por toda una serie de razones, hay aspectos de nuestra vida que nos es más fácil ver que otros. Por ejemplo, puede ser más fácil para una persona darse cuenta de que está mal en su trabajo y que tiene que buscar otro antes que darse cuenta que su relación hace aguas. Esto conllevará que esta persona sea muy proactiva buscando trabajo pero que, por el contrario, no sea capaz de hacer nada por su relación porque no puede ver que está mal. No porque las pruebas no estén ahí, sino porque darse cuenta implica muchas cosas.

A la larga (y a la corta y a la media) este tipo de actitudes generan problemas con nosotros mismos y con nuestro alrededor porque es muy difícil sentir confianza en uno mismo en medio de una niebla mental autoprovocada.

Vivir conscientemente es conocer aquello que nos afecta a nosotros y a nuestras acciones, objetivos, metas, etc; y comportarnos de acuerdo con ello. Dicho de otra manera, es hacernos responsables de lo que nos concierne a nosotros mismos.

Por suerte o por desgracia, la realidad a menudo toma un cariz que no nos gusta, y es muy lícito que así sea. Tienes todo el derecho del mundo a que no te guste lo que estás viviendo, pero hacernos ciegos ante ello, por desgracia, no resuelve el problema, lo acrecenta y hace que no podamos solucionarlo. Es ser consciente de la realidad y empezar a tomar cartas en el asunto.

 

¿Cuál es la diferencia entre la aceptación y la resignación?

Con frecuencia confundimos estos términos pero son diametralmente opuestos. 

La resignación consiste en ser conscientes de la realidad (a medias, normalmente) y no realizar ninguna tarea que nos haga sentir mejor. Procuramos “sobrevivir” a ella y la apartamos de nuestra consciencia, quedando atrapados y cayendo en el “esto es lo que hay”. Asumo que es lo que me ha tocado vivir y no busco opciones, me bloqueo.

La aceptación implica asumir la situación y decidir qué hacer con ella. No me bloqueo, pero sí dirijo mis pasos hacía otro camino. La aceptación está plagada de respeto ante lo que tengo delante, pero decido si me conviene o no.

Por ejemplo: en mi trabajo me explotan y no me tratan bien. Resignarme implicaría asumir “que eso es lo que hay”, dejando que la rabia y el dolor campen a sus anchas, pero primando una especie de supervivencia. Aceptar iría de la mano de un discurso del tipo “en este trabajo me explotan y sé que nunca será como yo quiero, así que si quiero estar bien, debo tomar otro camino”.

Siguiendo con los ejemplos, en una relación resignarse sería plegarse ante los deseos de la otra persona y seguir a su lado porque “es que es así”. Aceptar implicaría asumir que esa persona es de una determinada manera y que sus deseos a veces me hacen daño, así que debo decidir si eso es lo que quiero en mi vida o no.

La resignación es una actitud muy pasiva, mientras que la aceptación es activa.

 

¿Cómo puedo mejorar la confianza en mí mismo?

Para mejorar la confianza en nosotros mismos y confiar en nuestro criterio  necesitamos eliminar de la mejor manera posible esta niebla mental. Porque cada uno de nosotros hacemos lo que consideramos mejor con la información que tenemos disponible. Porque es muy fácil pronosticar el miércoles lo que debería haber hecho el martes. Fácil e imposible.

Hacemos las cosas lo mejor que sabemos pero, si vivimos de manera inconsciente, nuestro cerebro sabe que falta información. De esta manera, es muy difícil tener confianza en nuestras ideas, decisiones y emociones. Nos obligamos a depender de los demás y su forma de ver las cosas.

Pero partimos de una base: puedes confiar en ti mismo. Tú estás bien, no tienes nada de malo. Sólo necesitas trabajar en tu nivel de consciencia. 

 

Para ello propongo un ejercicio

  • Identifica 3 áreas de tu vida en las que creas que vives de forma consciente y otras 3 en las que vives de forma inconsciente.
  • Trata de identificar el por qué le resulta difícil vivir de forma consciente las 3 áreas en las que vive de forma inconsciente.
  • Pensando en cada una de esas áreas, una por una, acaba esta frases con entre 6 y 10 terminaciones diferentes:
    • La dificultad de permanecer plenamente consciente en esto reside en…
    • Lo bueno de ser plenamente consciente en esto es….
    • Si yo permaneciera plenamente consciente en esto…
  • Identifica 3 nuevas conductas que puedes realizar para ser plenamente consciente en esas áreas.

 

Como siempre, te dejo los enlaces a la versión de este post en vídeo en Instagram y Facebook.

 

Con cariño.

*Ejercicio inspirado en el libro Cómo mejorar su autoestima de Nathaniel Branden.

Imagen extraída de www,freepik.es

Olaya Alcaraz - Psicologa EMDR

Hola,
soy Olaya Alcaraz,

psicóloga sanitaria, y me dedico a ofrecer a mis pacientes un espacio en el que pueden hablar las cosas.

Empieza a comprender tus emociones ebook - Olaya Alcaraz Psicóloga Madrid

Descarga GRATIS mi guía

Empieza a comprender tus emociones.